20 señales inequívocas de que eres adicto al Comunio

By on 26/11/2014

20 señales inequívocas de que eres adicto al Comunio. Fuente: taringa.net

Seguramente, muchos de vosotros sabéis de sobras qué es el Comunio. Pero por si hubiera alguien que no está al tanto, habría que apuntar a modo de resumen que es un juego online en el que te conviertes en manager de un equipo de fútbol formado por los distintos jugadores de la Liga que vas fichando y que puntúan en función de su actuación en la vida real. El objetivo final es sumar más puntos y ganar la competición. Pues bien, este juego es tan simple como adictivo, puedo dar fe de ello. Precisamente por eso, voy a recoger algunas de las situaciones que se dan cuando eres adicto al Comunio.

– Una práctica habitual es conectarte a la página para ver si han salido jugadores nuevos y si has fichado a aquel por el que pujaste una millonada.

– Te rabias mil cuando algún colega tuyo se ha hecho con ese jugador por tan solo 50.000€ más. Maldices a su familia y deseas que el futbolista se rompa los ligamentos cruzados para que no le puntúe, que tu amigo tenga que venderlo y, además, pierda dinero con la venta por haberte jodido el fichaje galáctico. El Comunio saca nuestra peor versión.

– Te descargas la aplicación móvil y la abres varias veces durante el día para echarle un ojo al mercado, no vaya a ser que el resto de tus amigos no vean a un futbolista muy interesante.

– Conocerse de pé a pá comuniazo.com también es una señal inequívoca de que el Comunio te ha atrapado con sus garras.

– Estar con la novia viendo una película un sábado o domingo por la tarde e ir conectándote sutilmente a comuniazo.com para ir viendo las puntuaciones.

– En caso de no tener novia, te tragas bastantes partidos de la Liga (o los sigues por un live de Marca o AS) para ver cómo están jugando los futbolistas de tu equipo.

– Cagarte en el periodista del AS que le ha puesto un -2 a uno de tus futbolistas. Le deseas un mal crónico y agonizante.

– Sospechar del administrador de la comunidad por tener un equipazo desde el principio de la temporada y que, casualmente, siempre esté en la zona alta de la tabla de clasificados.

– Desconfiar de él a la hora de realizar los pagos. Siempre piensas que es un corrupto más como los de este país y que se desviará fondos para poder fichar a Messi y Cristiano. Seguir atentamente todos sus movimientos como si fueras un auditor.

– Ofrecerle una cifra ridícula a uno de tus amigos por una de sus estrellas y esperar que el pringado acepte pensándose que era otro número.

– También eres adicto al Comunio si tú y tus colegas os habéis creado un grupo de WhatsApp exclusivamente para hablar del juego y reíros del que va último.

– Que el primer tema de conversación que entablas con ellos cuando los ves sea, precisamente, el Comunio.

– Envalentonarse cuando vas en las posiciones de arriba y reírte del resto e incluso apostar con ellos una cena o comida es otro síntoma. Luego te arrepientes cuando ves que tu jugador estrella suma varios partidos un simple 2.

– Fichar a un pedazo de jugador y, de golpe y porrazo, darte cuenta tras el primer partido de la jornada de que no lo has alineado.

– La cara de tonto que se te queda cuando ves que hay una posición sin cubrir y empiezas con un -4 la jornada.

– ¿Y quién no ha celebrado el gol del equipo rival o incluso del eterno rival si el que lo ha hecho es un jugador tuyo del Comunio?

– Sufrir una especie de parada cardíaca cuando alguno de tus jugadores se lesiona. Cuestionas tu propia existencia.

– No recordar que has pujado por un futbolista y quedarte en negativo el día que da comienzo la jornada. Intentar por todos los medios vender a algún futbolista para tratar de puntuar aún sabiendo que no lo harás. ¡Felicidades campeón, una jornada en blanco!

– Llamar a un colega sólo para hablar del Comunio. Y no solo para comentar la jugada, sino incluso para persuadirle para que te deje dinero porque sabes que vas a estar en negativo por una compra que harás…

– Quedarte con 11 jugadores en plantilla para no tener un dilema a la hora de hacer las alineaciones.

 

Y esto es todo.  Dicho esto, quizás os apetezca seguirnos en nuestro Facebook o en nuestro Twitter…¡Es gratis! Por cierto, quizás os interese también…

Las 13 pedidas de mano más cutres de la historia

Los 16 inventos más innovadores del momento

Los mejores regates del fútbol callejero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.